Depresión

Se estima que el 25% de las personas mayores de 65 años de edad padecen algún tipo de trastorno psiquiátrico, siendo la depresión la más frecuente. Considerada como un síndrome geriátrico, se puede entender como un conjunto de síntomas que se manifiestan por la pérdida de interés y la incapacidad de satisfacción por las actividades y experiencias de la vida diaria. Incluye desmotivación, alteraciones emocionales, afectación en la memoria, deterioro en las capacidades físicas y cambios en la conducta. 

En el adulto mayor, se caracteriza por su persistencia, gravedad deterioro de la funcionalidad, disminuyendo su calidad de vida y ensombreciendo notablemente el pronóstico funcional o la supervivencia relacionada con enfermedades medicas concomitantes, además de contribuir en gran medida al estrés del cuidador. 

Se estima que esa enfermedad afecta al 10% de los ancianos que viven en la comunidad, entre el 10 y el 20% de los hospitalizados, del 15 y el 35% de los que viven en asilos y el 40% de los que presentan múltiples enfermedades. Dentro de estas, se destaca la enfermedad cerebrovascular, que se asocia entre 18 y 61%, siendo más frecuente en los 6 primeros meses, la enfermedad de Parkinson con un 40%,  la enfermedad de Alzheimer un 20-40%,  las cardiopatías entre el 20 y 30% con un porcentaje mayor para quienes sufrieron infarto agudo del miocardio llegando en estos casos hasta el 74%; la diabetes en el 36%, el hipotiroidismo en el 50%, el cáncer un 40%. 

Es importante mencionar que la depresión puede estar presente en las etapas iniciales de la demencia, con una incidencia entre 13 y el 21%. Así mismo la depresión no tratada es un factor de riesgo para demencia, estableciéndose una relación bidireccional.

Especial atención merece la elevada prevalencia de síntomas depresivos asociados a múltiples situaciones frecuentes en la edad avanzada como el dolor persistente, generalmente asociado a patología musculo esquelética degenerativa, factores psicosociales como la soledad, la pobreza, discapacidad o el duelo por la pérdida de un ser querido, factores que adquieren también un papel relevante en la génesis de los trastornos afectivos en el adulto mayor.

La depresión del anciano tiene una presentación atípica, es decir, difiere en varios aspectos de la que ocurre en sujetos más jóvenes. La tristeza es uno de los síntomas menos comunes, en cambio la somatización, irritabilidad, insomnio, abatimiento funcional y alteraciones en la memoria son los más frecuentes. Esta presentación atípica frecuentemente propicia que sea subdiagnosticada y/o sub tratada, en parte debido al estigma asociado de que la depresión es parte normal del envejecimiento.

  Por su alta prevalencia, e importantes repercusiones en la calidad de vida del paciente y la sobrecarga económica y emocional que implica dicho trastorno afectivo, es importante identificar de manera temprana este trastorno y poder otorgarse un tratamiento oportuno, evitando la discapacidad y complicaciones asociadas a esta enfermedad.

Es una enfermedad tratable en el 65 a 75 % de los casos; su manejo efectivo requiere de un abordaje biopsicosocial (adecuada red de apoyo familiar y social) combinando tratamiento médico y psicoterapia. Este abordaje generalmente resulta en la mejoría de la calidad de vida y de la capacidad funcional, así como de la salud, longevidad y disminución en los costos de servicios de salud. 

Las personas que cuentan con una adecuada red de apoyo familiar y social tienen menor probabilidad de deprimirse luego de pérdidas importantes y mejores resultados en su tratamiento. Se recomienda alentar a los pacientes para que aumenten y mantengan la actividad física compartida con familia y amigos, ya que tiene beneficios inmediatos y efectos poco riesgosos sobre el cuadro depresivo. Es recomendable que el paciente anciano mantenga un régimen de vida variado, que incluya paseos, caminatas y diversiones, alternando actividades físicas con recreativas y reposo, eligiéndolas según sus gustos y actitudes

La psicoterapia es recomendada en pacientes con depresión, existiendo una amplia disponibilidad de intervenciones psicológicas que pueden ser utilizadas en los adultos mayores con depresión, ya que en general, presentan la misma respuesta que los pacientes jóvenes. Así la psicoterapia aunada a la farmacoterapia debe ser usada como tratamiento inicial para pacientes con depresión mayor.

Generalmente el tratamiento antidepresivo es bien tolerado, se requieren en promedio al menos 2 a 6 semanas de terapia para obtener una respuesta clínica con cualquier fármaco antidepresivo, el cual debe ser elegido acorde a las comorbilidades de cada paciente; debido a que es frecuente un gran consumo de medicamentos psicótropos sin un diagnóstico preciso. Por ejemplo, el consumo de benzodiacepinas como diazepam, clonazepam, alprazolam, etc., en pacientes con depresión se presenta hasta en un 42% y en estos mismos pacientes solamente reciben tratamiento antidepresivo un 15% de los casos. Un punto importante a aclarar es que no se debe considerar la monoterapia con benzodiacepinas ya que estas no son antidepresivos. Si coexistiera la depresión con la ansiedad, se pueden utilizar a dosis bajas durante un periodo no mayor a tres meses para evitar tolerancia y adicción, además de que su uso prolongado se ha encontrado asociado a deterioro en la memoria, mareo y riesgo de caídas con las consecuentes repercusiones clínicas principalmente fracturas. 

Un adecuado diagnostico médico, valorándose la comorbilidad, la polifarmacia y un tratamiento basado en estos tres pilares: apoyo familiar y social, psicoterapia y farmacoterapia permitirá  mejorar el estado de ánimo, la calidad de vida y la funcionalidad del adulto mayor deprimido. 

No permita que sus seres queridos se aíslen, busque que cultiven amistades, aficiones e intereses propios.

Publicado por geriatraensalamanca

Médico Geriatra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: